Si yo quisiera ilegalizar a los verdaderos cristianos

En la página de la Organización de las Naciones Unidas, unos días atrás, se publicó un artículo con el título: “El uso de creencias religiosas para justificar violaciones de derechos debe ser ilegalizado, dice experto de la ONU”: ONU.

Ni más ni menos.

Por lo que se me ocurrió cómo le podría dar el gusto a la Organización de las Naciones Unidas:

1- La Iglesia influencia a un porcentaje importante de la población mundial. ¡Esto es un problema para los mismos poderes que quieren preparar el camino de un gobierno mundial bajo sus propios parámetros!

2- Para esto se necesita quitar la influencia que tiene la Iglesia. Callarla. 

3- Una excelente forma para esto es que apenas quede como pequeños grupos aislados. Independientes. Divididos. Sin posibilidad de reunirse para ponerse de acuerdo, por lo tanto sin posibilidad de tener una voz unida. Para esto el nuevo sistema repentino de “distanciamiento social” del que todos hablan, viene perfecto. En todo el mundo los presidentes hablan del fin de las grandes congregaciones. Manifestaciones, grandes reuniones en las que se puede influenciar y unir, serán prohibidas en algunos casos, y muy mal vistas en otros. Para que la Iglesia tenga una voz hacia afuera y grupal solo le quedará internet. Y el internet lo controlan esos mismos grandes poderes. Por lo que ya hoy mismo publicas algo contrario y es o prohibido o simplemente dejado por ahí en lo oculto del fondo de una red social.

4- Luego viene la fase de difamación. La Iglesia es atacada a través de investigaciones a líderes religiosos corruptos y los medios de comunicación se concentran semanas y semanas hablando de eso. Y paralelamente se utilizan expresiones tergiversadas sobre ciertas creencias de la Iglesia. Se habla de defensa de la mujer, no a la discriminación, los derechos humanos, etc… Por lo que la Iglesia es vista como un enemigo social a perseguir. Para este momento la Iglesia ni tiene posibilidad de unificarse para su defensa, ni puede ayudar a aquellos miembros que sean fáciles de confundir, ya que perdió su capacidad de agrupar personas en reuniones. No olviden que la gran idea es “distanciamiento social”. Y a esto se le suma: la Iglesia ya no tiene voz. Solo le queda internet y el internet lo manejan aquellos mismos que la están difamando. ¿Manifestaciones en las calles? No, prohibidas.

5- Pronto las leyes son establecidas. La Iglesia no pudo hacer nada para hacer oír su voz. El aislamiento social dejó una única voz. La de los grandes poderes mundiales. Leyes que no solo prohiben la predicación cristiana sobre ciertos temas, sino que criminalizan a los desobedientes. Así se logra que la sociedad vea a la Iglesia como un virus peligroso y detestable a perseguir, y logra ilegalizar la Iglesia que no se someta en todo al estado. En China se le llama “Movimiento Patriótico” a la Iglesia permitida.

¿Qué les parece? ¿Lo intentarán?

No digo que esto vaya a ser así. Digo: ¿funcionaría este plan o no?¿Que la Iglesia en los primeros siglos sobrevivía en grupos pequeños? Sí, Dios seguirá siendo Dios, y la Iglesia finalmente vencerá en el regreso de Jesús ¿Que en China ya está pasando esto desde hace muchos años? Sí, justamente. ¿Será que el modelo que están implantando es el de China? ¿Que las redes sociales están llenas de gente que dice: “Si viene persecución que venga. Mejor, así se ven los verdaderos cristianos”?

Hablar es bonito. Vamos a ver qué pasa si esto sucede.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: