Cuarta prueba

En los tres artículos anteriores que puedes leer acá, dije que es bastante comprobable el hecho de que hoy en día la Iglesia en general no experimenta la misma cantidad de milagros y repartimientos de dones del Espíritu Santo como en la Iglesia del primer siglo. 

¿Cuál es la razón?

¿Por qué?

Algunos responden: “Porque todo eso cesó. Todo eso fue para el primer tiempo de la Iglesia. La función de todo eso fue nada más que confirmar el testimonio de los apóstoles. Una vez que murieron los apóstoles y se terminó el Nuevo Testamento ya no es necesario”

¡Esto es totalmente falso! 

En los tres artículos anteriores vimos la primera prueba, segunda y tercera prueba.

El cuarto y último argumento, menos importante pero muy cierto, que demuestra que esta es una afirmación falsa, es que al estudiar la historia de la Iglesia vemos que los milagros y los dones continuaron una vez que murieron los apóstoles.

Cristianos del segundo y tercer siglo, como por ejemplo Ignacio de Antioquía, Ireneo de Lyon y Tertuliano, hablaron de dones y milagros. 

Más tarde, entre el siglo V al IX vemos, por ejemplo, una obra poderosa del Espíritu Santo con muchos milagros y dones en la evangelización de Europa, más allá de Italia y España. Y desde mediados del siglo XVIII, comenzando en la obra de hombres como Wesley, Whitefield y Jonathan Edwards, y continuando en diferentes avivamientos (como los de Gales, Irlanda, algunas partes de Estados Unidos, India, China, etc…), despertares misioneros y movimientos carismáticos, hasta fines del siglo pasado, con, por ejemplo, el mayor crecimiento numérico de la Iglesia evangélica en Latinoamérica a partir de mediados del siglo XX. En todo ese período de un poco más de dos siglos, encontramos manifestaciones asombrosas del Espíritu Santo de milagros y dones que recorrieron el mundo y produjeron tantas conversiones genuinas a Jesucristo como nunca había sucedido en la historia de la Iglesia.

En el siguiente artículo veremos la primera razón bíblica de por qué podemos no estar experimentando en la Iglesia en general de esta época tantos milagros y dones espirituales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: