Cuarta razón bíblica

En los artículos anteriores dije que es bastante comprobable el hecho de que hoy en día la Iglesia en general no experimenta la misma cantidad de milagros y repartimientos de dones del Espíritu Santo como en la Iglesia del primer siglo. 

¿Cuál es la razón?

¿Por qué?

Algunos responden con argumentos falsos que ya vimos acá.

Ahora veremos la cuarta razón bíblica de por qué podemos no estar experimentando en la Iglesia en general de esta época tantos milagros y dones espirituales.

La cuarta razón bíblica es que el Padre cumplió la promesa enviando al Espíritu Santo, el Espíritu Santo hace milagros y reparte dones, pero si por miedo no pedimos constantemente ser llenos del Espíritu Santo, no lo experimentaremos. En Hechos 2 la Iglesia fue llena del Espíritu Santo. En Hechos 3, Pedro lleno del Espíritu Santo, sana en el nombre de Jesús a un hombre cojo de nacimiento, luego de esto la Iglesia se reúne a orar y Hechos 4:31 dice: “todos fueron llenos del Espíritu Santo”.

Necesitamos ser llenados constantemente con el Espíritu Santo. Por eso Efesios 5:18 nos exhorta: “Sed llenos del Espíritu”. El verbo en griego “sed llenos” está en presente continuo, lo cual significa que necesitamos ser llenados constantemente con el Espíritu Santo.

El problema es que gran parte de la Iglesia actual ha visto tantos excesos espirituales, que por miedo prefiere casi ni mencionar al Espíritu Santo.

Esto ya sucedía en el primer siglo. Algunos por miedo a las falsas profecías que daban ciertos falsos profetas, ya menospreciaban el don de profecía. Por eso Pablo le escribió a los tesalonicenses:

No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías” (1 Tesalonicenses 5:19,20).

En el segundo siglo siguió sucediendo. La Iglesia históricamente actuó reaccionariamente frente a los excesos y terminó temiéndole a los dones y menospreciándolos. Esto ya empezó a pasar en el segundo siglo con los delirios del Gnosticismo y el Montanismo (eran los hiper extra carismáticos del segundo siglo). A raíz de los excesos la Iglesia empezó a temerle a los dones y a menospreciarlos.

Ireneo de Lyon a fines del segundo siglo escribió: “Muchos hermanos de la Iglesia tienen dones proféticos, hablan otras lenguas, manifiestan los secretos de los hombres por su bien y explican los misterios de Dios” (”Contra las Herejías”. V,6,1).  “Unos real y verdaderamente expulsan a los demonios, de modo que los mismos librados de los malos espíritus aceptan la fe y entran en la Iglesia; otros conocen lo que ha de pasar, y reciben visiones y palabras proféticas; otros curan las enfermedades por la imposición de las manos y devuelven la salud; así algunos muertos han resucitado y vivido entre nosotros por varios años” (”Contra las Herejías”. II.32.4).

Pero explicó también: algunos “no admiten el evangelio en la forma que Juan escribió, en el cual el Señor promete enviar al Parácleto. Se parecen a aquellos que, para evitar mezclarse con los hipócritas que vienen a la Iglesia, se abstienen también de la comunión con los hermanos” (III.11.9). Así “no reciben los dones del Espíritu Santo y rechazan el don profético. Algunos desprecian al Padre, otros no reciben al Hijo hablando en contra de la encarnación, y otros rechazan al Espíritu, es decir, desechan la profecía” (“La Demostración de la Predicación Apostólica”. 99,100).

Hoy en día también hay mucho miedo a los dones por los excesos que hemos vivido. Y por miedo a esos excesos o se niega la vigencia de los dones o no se los busca.

Pero miren lo que dijo Jesús:

Si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13).

El Padre da el Espíritu Santo a los que se lo piden. Si por miedo no lo pedimos, ¿qué creen que sucederá?

¿No oras cada día persistentemente y con fe por el Espíritu Santo en tu vida?

Si es así, es normal que no veas milagros ni experimentes dones espirituales en tu ministerio.

En el siguiente artículo veremos la quinta razón bíblica de por qué podemos no estar experimentando en la Iglesia en general de esta época tantos milagros y dones espirituales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: